Seleccionar página

Hacer de la situación una oportunidad es la clave. Por la pandemia del coronavirus bares y restaurantes se vieron obligados a cerrar sus puertas, mientras que otros además idearon formas alternativas de generar ingresos para mantener el negocio durante los días de cuarentena.

En las mañanas de Bla, charlamos con Juan Torres, un empresario Pyme que transformó su Hamburgueseria en una panadería. Dueño de canal street bar y the hood pp con un staff de 25 familias. El gran protagonista pasó de vender hamburguesas a panificados.

Juan, tomó la decisión compartida junto al equipo de reabrir el 6 de abril, al trabajar con la oferta habitual el resultado era muy bajo lo que lo llevó a reinventarse para vender panes lactales. El local esta ubicado en Caseros y La Rioja, en pleno corredor gastronómico del Barrio Porteño de Parque Patricios.

«Se me ocurrió trabajar los panificados por el movimiento barrial que vi».

Juan Torres, dueño.

Con el establecimiento de medidas de seguridad adecuadas para hacer las entregas a domicilio en un rango de 4 kilómetros y un horario extendido sin francos de 09 a 12, frente a los pedido hizo que tenga que sumar una línea de Whatsapp.
Entre los dos locales tenía 25 personas.

«Para todos los que estén en una situación parecida en gastronomía, hay que tratar de dedicarle un tiempo del día para pensar e imaginar cosas. No tener miedo a equivocarse. Hay que adaptarse al cambio. Seguramente se irán abriendo nuevas oportunidades para todos.»

Juan Torres.