Seleccionar página

Guillermo Cazón estuvo presente en el primer programa de Dejame Pensar, junto a Alejandro Olmos. «El negro», como se lo conoce al deportista, fue arquero de River, estuvo en gimnasia y Tiro, hizo atletismo, es profesor de Educación Física, fue preparador de los pumitas, estuvo en la selección de Hockey, de Handball, y así en muchas otras disciplinas más del deporte, coronando su extenso y exitoso currículum.

¿Cuál es la medalla de la vida?

La medalla más importante para mi, de la vida, es mi familia. A veces cuesta mucho cuidarla…nunca me he quedado a ver todo lo que hago pero es algo muy importante, mi mujer, mis dos hijas, mi vieja que está en Salta, mis hermanas y hermano, y muchos amigos que tengo son los que me impulsan a ser así, apasionado por la vida y por el deporte.

En negro Cazón, hijo de deportistas, desde chico creció en un ámbito de disciplina y deporte, lo que le permite hoy ser quien es gracias a las herramientas que adquirió, tanto para el deporte como para manejarse en la vida. «En el colegio empecé a ser deportes que no se conocían, el atletismo, el rugby, el handball. Y a los 8, 9 años mi papá me dejaba en el club (Gimnasia y Tiro de Salta), y después de dos, tres años se enteró que yo jugaba al Rugby. La vida luego me llevó a venirme a Buenos Aires, a vivir 12 años en el CENARD, me empecé a vincular con mucha gente«.

Contó también que uno de sus primeros entrenadores le dijo que «no era bueno para nada», «Yo siempre fui de los malos, deportivamente hablando. En ese momento que te digan eso era normal. Y un amigo me dijo que no podía dejar que alguien me dijera que yo no servía para algo«.

«Todo lo que hago lo hago con pasión, con alegría. Soy una persona que se equivoca. Todos los días reflexiono en qué puedo mejorar, desde que me levanto hasta que me acuesto«.

Es profesor de Educación Física en colegio Lasalle, es decir que trabaja y está en constante contacto con los chicos. A los cuales les enseña los valores puros del deporte, más allá del perder o ganar un partido, el sacrificio y el compromiso.

¿Qué significa formar parte de Los Gladiadores?

Como jugador me tocó ser parte de la Selección. Estuve toda mi vida en River, es un club que me ha enseñado a ganar. Detrás del ganar hay un sacrificio, y eso es lo lindo. Ponerme y representar la camiseta de mi país fue hermoso. Soy un agradecido de mi país.

No creo en el éxito, creo que es algo pasajero. He perdido más de lo que he ganado.

Hoy en día se trabaja mucho con la meditación, en el deporte, lo cual ayuda a la motivación del deportista. «Yo no sé si soy un gran preparador físico ,pero sí soy un gran motivador. Yo me doy cuenta cuando un jugador está mal internamente con solo mirarlo«.

Con respecto a temas como el fracaso y los «no puedo», manifestó que «cualquier cosa que uno quiere emprender tiene que disfrutar. Es muy difícil disfrutar. Tanto en el deporte como en la vida». «Nosotros somos energía, yo no puedo estar con un deportista cargándolo de negatividad porque no funciona así«.

«Me di cuenta que tengo mucho para dar. Mucha gente me ayudó y soy muy agradecido»

«La visualización es como soñar lo que va a pasar. Soñarlo de forma positiva. Las cosas hay que proyectarlas y hacerlas con ganas. Es soñar con ganas. Al emprender algo sabés que puede haber algo que no funcione, pero eso no te puede bajonear. Si no funciona, tratar de solucionarlo. No hay que ser la última opción, es decir, tengo que pensar en mi, disfrutar el momento, estar para nosotros mismos. Cada uno tiene que ser capitán de su propio barco«.

Para cerrar destacó que «en el colegio trabajamos mucho con afianzar la personalidad. No está mal perder, yo estoy en contra de las avivadas. Yo nunca le enseñaría al deportista que para ganar hay que hacer trampa. Considero que hay que trabajar en los valores, eso es muy importante. Es fundamental tanto en el deporte como en la vida«.

Experiencias personales:

1- Soñar con ganas.
2- Ver lo positivo.
3- Tener alegría.
4- Tratar de solucionarlo.
5- Pensar en lo más lindo en situaciones complicadas.
6- Mirar las cosas desde otro lado.
7- No ser la última opción.